domingo, 19 de febrero de 2012

EL PRIMER DIA DE BLOG


Empecemos fartándonos de oricios, ricos oricios, frescos recién cogidos de la roca mientras dejo pasar el tiempo esperando ese repunte que tapara las sierras y bajos que tengo frente a mí.
Ese momento en que permitirá trabajar el señuelo sobre las piedras y presentárselo a ella en el lugar preferido de caza.
En esta ocasión solo capture una de la medida justa, la cual regreso al mar sin hacerse esperar para no dañarla.
Prometía la tarde, pero un mar que crecía por momentos me impidió situarme en el sitio ideal y tuve que retirarme tras tragarme dos olas de frente y ponerme pingando de arriba a bajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario