miércoles, 9 de mayo de 2018

OXÍGENO Y VERDE


Día de perderse en uno de esos ríos Asturianos donde parece que la naturaleza va a devorarte.
Cerrado por arriba, derecha e izquierda de vegetación clásica de este tipo de ríos pequeños.

Exige de sigilo, poner todos los sentidos en maniobrar con la caña a golpe de brazo.
De avanzar con armonía buscando a la trucha en su postura donde intentaremos presentar nuestro engaño de forma natural.
La pesca escogida para hoy es la de punta vara como decimos aquí, la caña desnuda y sin carrete  utilizada a pulso.
Es la mas adecuada para este escenario, pescaremos con imitaciones de tricopteros.

La caña es una daiwa harryer 7 m , con un peso de 220 grs reúne las condiciones que todo pescador de esta expecialidad desea, reactiva, rápida, firme , ligera y manejable.

Y así comenzamos, caña en mano y caminando por los prados río abajo.
Una vez llegamos a cierta distancia dimos media vuelta y comenzamos a pescar traspasando el muro selvatico que protege el rio.

Avanzamos río arriba poniendo todos los sentidos en ir maniobrando y posando el tricopteros en remansas,corrientes y laterales donde el agua parece quedar mas parada.

Hay que intentar acertar con el color de nuestro tricopteros para eso debe hacerse un pequeño chequeo de el color de algunos ya eclosionados que vuelan sobre las plantas cercanas.

 poco a poco ascendíamos la cuenca.
Envueltos en la magia que proporciona respirar profundo esa infinidad de olores.
Las truchas estaban recelosas y lo que suele suceder aquí que el tamaño es muy pequeño.


 lo sabíamos y lejos de buscar la pieza de kilo o la foto de una megatrucha disfrutábamos.
Porque si algo encuentras aquí es pasado y pureza..

Casi antes de salir al camino para marchar en el ultimo pozo que teníamos intención de pescar una de buen tamaño subió como un misil, con línea 0.10 mm y entre tanta caña y raíz hizo tener que trabajar con temple y paciencia para cansar la y poder sacarla a seco.
La puntera seguía las embestidas que daba para intentar soltarse en un espacio donde tenia todas las de ganar, en la foto se ve como relaciona la caña amortiguando las arrancadas.

En estos ríos estas truchas de porte son las principales reproductoras así que coherentemente se fue de vuelta al agua.


Es muy importante pensar en el mañana y esta trucha en este sitio es el mañana.
 Con esta pusimos punto y final , era suficiente por hoy.
Nos marchamos satisfechos porque no es para menos cuando tienes el privilegio de caminar entre tanta vida.
Ojala esto se conserve eternamente...




2 comentarios:

  1. Una gran modalidad, que espero que perdure en el tiempo.

    Saludos y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Siempre que perduren las truchas,cada día están peor los ríos... Un abrazo jose

    ResponderEliminar